miércoles, 21 de marzo de 2018

PRISIONEROS DE LO INVISIBLE de Rosa Huertas.



Penélope y Quique son dos alumnos de 3º ESO C en el IES San Isidro, situado en  la calle Toledo de Madrid, muy cerca de la Plaza Mayor. Hasta ahí, algo normal, pero lo que les sucede  a estos personajes dista mucho de ser habitual.
Penélope tiene una facilidad especial para que se fijen en ella los fantasmas más que sus compañeros de clase.
Desde la ventana del aula  ve un solar contiguo al edificio del instituto, en el que hubo un palacio en otro tiempo, que después fue orfanato. Una parte de la pared se ha derruido dejando al descubierto un antiguo reloj de sol con su correspondiente misteriosa inscripción en latín.
Quique acaba de llegar nuevo y empieza a sentarse con esa chica que a veces palidece hasta llegar a desmayarse del horror que experimenta al ver espíritus y oír voces.
Además, Penélope está muy triste porque la han separado de su mejor amiga, que va a otra clase, y a la que sólo puede ver en los descansos y de camino a su casa, en la que están pasando por una mala época, ya que su padre se ha quedado en paro, y su madre trabaja todo el día.
El  ambiente de la clase es muy lúgubre, no se llevan bien y es un aula sombría en la que no les gusta nada estar, tanto a los alumnos como a los profesores. Los conflictos son continuos.
Rafa, el jefe de estudios del San Isidro, va a jugar un papel muy importante en los diversos sucesos inesperados que empezarán a desencadenarse.
Penélope, apoyada por Quique, vivirá una aventura fantasmagórica en un ambiente realmente espeluznante, acompañada también por algunos compañeros de clase y del instituto, entre ellos su amiga Carmen.
La intriga está servida; las familias de ambos chavales, Peny y Quique, se verán en cierta forma involucradas, y rememorarán algunos hechos de su pasada juventud.
El frío, la lluvia y los días grises enmarcan esta historia que, aunque se puede leer de forma independiente, forma parte de ”la trilogía del San Isidro”, junto a las dos anteriores: Tuerto, maldito y enamorado y Sombras de la Plaza Mayor. Una novela que atrapa al lector desde la primera página hasta la última.
Un excelente cierre, o no, para una serie de novelas ambientadas en una zona de Madrid que tiene mucha historia.


                                                                                                                         Eugenia Pérez Zarauz

1 comentario: